Por: Luis Alcócer

Cuando se vive en un país, lleno de “costumbres”, en el cual desde el nacimiento, se sabe lo que se espera en la niñez, adolescencia y posiblemente en nuestra edad adulta, cada uno de nosotros nos convertimos en un alumno de la escuela al revés y seguramente si alguno decide retirarse de esta escuela será tachado como loco, como una persona inculta, sin educación, y aunque de verdad si tenga educación, solamente es un pensamiento distinto. diferentes

Se ingresa a la escuela al revés sólo con el hecho de no cambiar la forma de pensar, por agradar a las persona o sólo por la obligación de quedar bien; el gran ejemplo de nuestras vidas es cuando se ingresa a la escuela primaria, se prepara a los niños para una vida monótona, que si no hace lo estipulado por la sociedad, será un niño mediocre y sin futuro.

Si una mujer abandona a sus hijos será marcada como prostituta, como una cualquiera y que no merece ser “mamá“, pero cuando es el padre que abandona a sus hijos se le tacha como un mal hombre, pero hasta ahí y nadie comenta nada más. Se vive en un mundo donde se señala a las personas que no tienen la mejor apariencia, y  una sociedad donde los peores delincuentes son los que visten con  corbata, pero esos son los primeros en señalar y encarcelar a sus colegas.

Nadie dice que es fácil no hacer lo que se enseña desde la niñez, la forma de actuar, pensar o de mirar las situaciones que se presentan en la vida. Esto es como si se colocara un “chip” en el cerebro para autoprogramar las ideas de las personas, colocando en sus subconscientes ideas mediocres de que si se es diferente estás haciendo algo indebido.

Si pudiera ejemplificar todas las situaciones que suceden en la escuela al revés llegaríamos al punto de que la única manera de no dejarnos llevar por los demás o pisotear a los otros, es utilizando los valores que son correctos, no los que nos han impuesto sino los que nos parecen verdaderos; de lo que tenemos que estar seguros es que fuimos criados en un mundo en donde sino se hace lo “estipulado” , seremos considerados locos… pero seremos locos que al final de cuentas tendremos la total libertad.



Anuncios