Por: Luis Alcócer

Como dicen por ahí, la vida no es fea, es cuestión de actitud y eso es lo que irradia esta cálida periodista y presentadora Adriana Durán que ha pesar de haber tenido momentos difíciles, se siente bendecida por los hijos que tiene y la profesión que desempeña.

Durán es oriunda de Cartago, pero en realidad nació en San José por cuestiones del destino. Pero toda su vida la pasó en Cartago ya que estudió en la escuela Jesús Jiménez de Cartago y se graduó del colegio San Luis Gonzaga.

Cuenta que tuvo una infancia muy tranquila, muy feliz. Particular, diferente… porque creció en un barrio donde eran puros hombres, y a diferencia de muchas niñas casi no jugó con muñecas, ni nada de eso, sino que como eran puros hombres creció jugando fútbol, beisbol y cuanto deporte hubiese.

Fotografía: Ricardo Alvarado

“Yo creo que eso me marcó para mi pasión por los deportes, que vendría y sería más fuerte en mi trabajo años después”, comentó, además agregó que se considera muy buena estudiante, ya que siempre se destacó por sus buenas notas.

Graduada de la Universidad de Costa Rica cuenta que cuando entró a estudiar fue cuando empezó a salir de Cartago, ya que antes de esto no lo hacía. Además explícitamente cuenta que llegó a periodismo por rebote, porque ella lo que quería estudiar era informática.

Decidió que quería algo como Relaciones Internacionales para viajar mucho, pero como la UCR no la daba, buscó entre las carreras que le sonaban parecidas y vio relaciones públicas y dijo: “Mira que vacilón, voy a ver si me gusta”.

Agarró un plan de estudios y cuando se encontró con el de periodismo, fue como un enamoramiento total, amor a primera vista, agrega. “Vi el programa de periodismo y decía Tele 1, Radio 1, Producción Escrita y yo dije: “wao, ese debe de ser lindísimo”. Nunca me había cruzado por la cabeza estudiar periodismo, pero dije: “¿por qué no?, nos cuenta.

Entro a la carrera de periodismo sólo por casualidad, sin imaginar que el destino le hiciera una jugarreta y lograría tener tanto éxito como de llegar tan lejos, ya que como ella dice es una mujer bendecida porque ha tenido trabajos que la mayoría de personas desea tener, como lo fue presentadora estelar de deportes y luego presentadora estelar de la revista matutina más importante de este país por 16 años.

Captura de pantalla 2015-02-20 a las 19.24.02
Fotografía: Ricardo Alvarado

“De hecho siento que los primero años fueron así como de ¿Quién sabe si esto será para mí? Pero con el tiempo me fui hallando muy bien.” Comenta Durán, además agrega: “Yo en ese entonces cuando entré a la universidad, jugaba con primera división en baloncesto con el tecnológico y en mi tercer año de carrera, es cuando decidí unir mi pasión, con mi profesión”.

Empezó hacer notas deportivas y como no habían mujeres en deportes, ella era la novedad en la escuela de comunicación. En su tercer año de carrera surgió una oportunidad en el desaparecido Canal 2 que ellos querían una mujer presentando.

Comenta que en ese momento no les importaba si sabía o no sabía de deportes. Le hicieron las pruebas y aunque ella nunca pensó la posibilidad de estar en televisión porque no entraba en los cánones de ser presentadora, ya que ella era gordita, cero maquillaje, cero coquetería, era jeans, camiseta y tenis, jamás imaginó tener el perfil.

A ellos les llamó la atención que sabía mucho de deportes y la dejaron. Eso ya hace 24 años, estuvo 8 años y medio en deportes en canal 2, luego estuvo 5 meses en Canal 13, haciendo un programa de deportes, que se llamaba “titulares deportivos”.

Tiempo después la llamaron de canal 7, que buscaban una presentadora para la revista matutina y aunque era algo totalmente diferente, fue otro gran reto para ella, porque nunca se había visualizado en otra cosa que no fueran deportes, que era lo que la llenaba.

Periodista de Buen Día
Fotografía: Ricardo Alvarado

“Me pareció que era un bonito reto para demostrar, que más que periodista deportiva, yo era periodista, y podía desenvolverme en cualquier campo” agregó. Quien lleva ya 16 años trabajando para este medio, en el cual se ha ganado el corazón de muchos costarricenses por su humildad y empeño en todo lo que hace.

Su experiencia en “Buen Día” ha sido maravillosa, ya que alega que la gente cree que aprenden mucho con ellos, lo que a veces no se dan cuenta es que ellos también aprenden mucho del programa.

“Yo siento que “Buen día” me ha ayudado mucho a mejorar mi calidad como ser humano, como persona. Y eso le estaré profundamente agradecida, siento que soy un ser humano más completo, más lleno. Y siento que mucho de eso se debe al programa al cual pertenezco”, dijo la amable periodista.

Comenta que una de las primeras grandes enseñanzas fue “NO ES LO QUE LA DEMÁS GENTE DICE DE VOS, ES LO QUE CREES DE VOS”, ya que como empezó su carrera en el periodismo fue muy criticada porque le decían que eso era para hombres, que ella hiciera otra cosa, pero ella no tomó en cuenta las criticas negativas e hizo lo que la llenaba como ser humano.

“ Estuve 8 años y cuando me retiré de deportes, me retiré en un momento que yo siento que fue muy bonito, porque la gente me quería en deportes, o sea la decisión la tomé yo, no fue porque ya no me querían o porque ya no servía, ni nada”.

“Yo siento que esta Adriana que está hablando con vos, es la misma que sale en “Buen día”, y es la misma que sale en deportes”, dijo Durán. Ya que cree que lo que le ha dado esa permanencia durante 24 años que tiene de estar trabajando en televisión es el nunca haber perdido la esencia de ella.

“La misma cartaga (risas), la misma hija de Carlos y Yolanda, de Barrio los Ángeles de Cartago, es esta que está a la par tuya, y eso es lo que más me llena” me compartió muy amablemente Durán.

ROL DE MADRE. Adriana expresa que todo lo que ha hecho en la vida, lo mejor que ella ha hecho son sus hijos. Ya que si le preguntan que por qué razón cambiaría su vida o lo que he hecho como profesional ¿qué cosa sería? esa razón sería: -por sus hijos-. Pero si le preguntan que si ella se ve sin ser periodista, de inmediato puede decir que sí, ya que sí se hubiese visto en está vida sin ser periodista, pero nunca se hubiese visto, sin ser mamá.

Tiene un hijo de 24 años, otro de 17 años que ya está en la universidad, otro de 14 años y el chiquitín de 6 años que ya está en la preparatoria, quienes se llaman Diego, Fabián, Juan Carlos y Marco. “Son diferentes edades, 4 hombres, pero son mi vida. Soy la mujer más feliz porque los tengo a ellos”, dijo con los ojos llenos de alegría al hablar de ellos.

“A nivel de relaciones no me ha ido muy bien (risas). Supongo que es difícil lidiar con una persona independiente y autosuficiente”, dijo Durán, que además asegura que eso no le preocupa, ya que no le quita, ni le pone.

Cuenta que ha pasado momentos muy duros en su vida. “Los divorcios siempre son muy difíciles, pero tengo a mis hijos y soy la mujer más feliz compartiendo mi vida con ellos. Te digo mi vida está completa, no necesito a nadie a la par. Ellos son mi razón de ser”, añade sin tener algún rastro de duda en su expresión.

DSCN1840
Fotografía: Ricardo Alvarado

RECOMENDACIONES A LOS NUEVOS PERIODISTAS. Durán manifiesta que es de suma importancia tener paciencia, ya que muchas veces las personas se desesperan por obtener las cosas muy rápidamente. Pero ella opina que primero las personas deben de madurar mucho profesionalmente.

Buscar experiencias en lugares que te den la solidez, para que cuando lleguen a tocar la puerta de un lugar grande, esas puertas se les abra. Asegura que los que trabajan en “Buen día” y puede hablar en el caso de Edgar y en el de ella nunca pensaron, trabajar en televisión, ni nunca pensaron en llegar a Canal 7

Afirma las circunstancias generaron esa posibilidad, y llegó la oportunidad y la aprovecharon al máximo. Ya que a veces la gente dice: “yo quiero estudiar esto para trabajar en este lugar”, pero más allá de pensar en un lugar, deben de pensar: “¿Qué quiero yo para mi y mi profesión?”.

“He visto llegar a mucha gente joven a Canal 7, desesperado por llegar ahí, pero resulta que no estaban preparados y en dos o tres meses se van, porque no tenía la madurez, ni la preparación”, comenta que aspiraciones todos tenemos que tener, pero también la paciencia y los pasos seguros hasta allá.

Ya que es mejor prepararse, para que cuando vayas y digas: “este soy yo, soy capaz de esto y demostrarlo, para así poder ganarte esa posibilidad de quedarte.


Anuncios